lunes, 19 de noviembre de 2007

FDS (updated)


El fin de semana estuvo normal. Normal para mi quiere decir con algunas cosas bien y otras mal que finalmente se equilibran y se anulan. El resultado es nulo ni positivo ni negativo, así que da igual.
Lo bueno es que estoy más estable, controlando mi soledad y manejándola.
Estoy oyendo nueva música, yendo al teatro (hace mucho que no iba), leyendo más y el buen cine me está atrapando. Debo confesar que mucha guitarra no estoy tocando porque a veces me pone triste, pero tampoco está juntando polvo.
Lo que si me derrumbo fue la noticia de una muerte, ahí si que no di más. Un amigo de mi anterior trabajo ha muerto en un accidente y cuando me lo dijeron me sentí fatal. Recordé nuestro trabajo juntos, las amenas charlas a la hora de almuerzo y la buena música que me prestó. Estaba sola en mi depa y no supe que hacer, lloré y lloré hasta que cuando ya pude hablar cogí el teléfono.
Me sentía tan mal, nadie tiene la vida comprada, cuando menos te lo esperas te puede tocar irte y tú, a donde te irás? espero poder encontrarte allá ok, junto a Él.
Update: Resulta que un buen amigo de mi querida hermana también ha tenido un accidente y luego de dos días en coma hoy murió. Y ella tan lejos por allá en el viejo continente, sin poder abrazarnos para consolarnos cada una en el hombro de la otra, buu.

5 comentarios:

markin dijo...

Suele pasar... suele pasar,...

Tan comunes los vacios existenciales. estamos y no estanmos. Cuan felices somos y por cuantos tiempos m´ñas vivirán en nuestra mente.

Algún día estaremos así. Y pensamos en la familia, y tenemos sueños. Dónde están tdos cuando queremos sólo una abrazo, una palabras y queremos ser niños otra vez...

chau.

torrens dijo...

las separaiones siempre son dificiles, y cuando son inevitablemente eternas peor, pero piensa que es un proceso de la vida y que a todos nos toca...

Raphaël de Valentin dijo...

Comparto contigo el gusto por la guitarra, Adriana. Es cierto que su sonido muchas veces se torna demasiado melancólico, pero es bello también aprovechar esos momentos en los que los dedos viajan por ella y parece que la tristeza fluye y se evapora, y finalmente nos relaja. Además, los momentos de fragilidad hacen que la guitarra suene especialmente bien.

Bueno, ya sabes que estoy por aquí para escucharte y apoyarte.

Un abrazo.

Adriana dijo...

Markin: mas que un vacío yo lo definiria como mucha tristeza, pero si quisiera ser una niña otra vez.

Torrens: no creo q sea eterno, ya nos veremos

Raphaël: si es relajante pero me falta la buena compañia para q suene mucho mejor. Gracias por el apoyo

Soldadito Anónimo dijo...

Bueno ps, que decir.. ultimamente he logrado crear una caparzón anti-tristeza o algo asi. Supongo que son etapas de la vida :D

Por otro lado, hace algunos dias tambien falleció el amigo de mi hermana mayor (x parte de padre) en un accidente. Y ayer me encontré con una señora vendedora de seguros... será algún indicio?? :)